Carta Octubre 2022: “Hope For The Best, Prepare For The Worst”

Escrito por

websalia

Publicado

Ir a NoticiasCartas 2019, Cartas-2021, Carta-2008, Cartas - 2009, Cartas-2010, Cartas - 2011, Cartas-2012, Cartas-2013, Cartas-2014, Cartas-2015, Cartas-2016, Cartas - 2017, cartas 2018, Carta-2020

Estimado amigo,

Para evitar redundancias, repeticiones y erradas previsiones, toda la parte macroeconómica que sustenta nuestra visión económico-financiera, la evito. La información sobre los datos de inflación y su devenir, la subida de las hipotecas al 6.5% y el impacto en el sector inmobiliario americano, la teórica reducción de los beneficios, la guerra y la gran incertidumbre sobre su desenlace, la falta de liderazgo mundial de Biden y todos los políticos de la tierra, el impacto a nivel mundial en los bonos por los presupuestos de UK… todo ello ya os llega, minuto a minuto, por cualquier otra vía.
 
Parece, una vez más, que nos encontramos en un momento clave para la economía, el devenir mundial y, por lo tanto, para los mercados financieros.
 
Por ello, en estos momentos, seguimos pensando que la cautela y la prudencia deben seguir muy presentes. Desde DiverInvest, venimos reforzando este mensaje, y ahora todavía más. No queremos dejarnos embriagar por rentabilidades apetecibles en ciertos activos, por las fuertes bajadas ya acumuladas, por llegar los primeros en este maratón, ni por ser los más listos.
 
Tampoco creemos que el mundo se vaya a acabar mañana. Por eso, quiero recalcar la estrategia que recomendamos seguir en términos de activos financieros.
 
La liquidez es el único activo que se salva ante la actual situación de los mercados y recomendamos tener el máximo posible implementando una gestión activa de la misma. Por ejemplo, aparecen inversiones en euros a 1 año al 2%, algo que parecía un sueño hace tan solo dos meses.
 
En renta fija estamos muy infraponderados. Solo vemos mucho valor y una buena oportunidad en la renta fija de corto plazo (máximo 5 años) en USA con rentabilidades del 5%. Y esto es posible en activos de calidad.
 
En la renta variable, a pesar de que ha bajado bastante, seguimos neutrales. Con ganas de empezar a comprar, pero el mercado no presenta la solidez que nos gustaría. Además, en estas últimas semanas el bono a 30 años americano que tan bien había aguantado hasta la fecha, no para de bajar. Empezamos la temporada de resultados que, a pesar de que se prevén correctos, seguro que aparece alguna sorpresa desagradable.
 
Por lo tanto, buscar niveles de entrada más bajos, parece lógico ya que correcciones del 10% o incluso más, parecen posibles. Lo único bueno, es que estas bajadas, nos situarían a niveles de antes de la pandemia, precios razonablemente atractivos. En estos momentos, hay que ser muy frío y táctico. Dejar órdenes de compra en los diferentes niveles que consideres y esperar que se vayan ejecutando. Aquí vuelve a suceder lo mismo que en la renta fija, las oportunidades están apareciendo en las mejores compañías del mundo que se están poniendo a valoraciones atractivas. Nada de inventos, por fin, el foco en lo que siempre ha funcionado.
 
Y para aquellos que están con más dudas, claramente, no intentaría vender aquí para comprar más abajo, es algo imposible.
 
Estoy convencido que, en tan solo 6 meses, la visión de la economía y del mundo y sobre todo de mis misivas tendrán otro color y más alegría, pero el día a día ahora sólo nos deja ver la cruda realidad que todos vaticinan y que sobrevuela el mundo. No podemos olvidar que los mercados financieros suelen anticipar mucho lo que pasa en la economía real y en el mundo.
 
Desde la humildad, el respeto que le tenemos al mercado, la experiencia de otras crisis y la tranquilidad de la independencia, me permito, en un momento tan delicado escribir con esta seguridad.
 
La ilusión y esperanza de que la economía es mucho más fuerte y dinámica que en otras épocas me convence, la realidad de ser prudente y estar preparado para lo peor, una obligación. Hope for the best, prepare for the worst.
 

Un abrazo fuerte,

David