Estimada amiga,

Estamos tan solo a unos días de finalizar lo que va a, tristemente, ser el segundo peor año en rentabilidad de la historia. ¡Solo el año 1931 fue peor! Pero aún más destacable es que este año ha caído todo, tanto la renta fija como la renta variable y más de un 20% cada uno de ellos.

Ahora toca hablar de futuro y de la bola de cristal. Como ya somos todos conscientes, no ha habido ningún gurú ni estratega que predijera todo lo que se nos ha venido encima durante todo este año.

Lo único, y muy positivo de todo lo acontecido este año, es que volvemos a la normalidad financiera, donde los tipos de interés altos son una realidad que ha venido para quedarse. Y que la esencia de la inversión financiera ha vuelto.

Las expectativas de retorno de las bolsas rondan el 7%. Los bonos ya pagan más del 5%. El inmobiliario genera algo más del 4%. Y los fondos de Private equity un 9%. Los 4 activos principales entran en competición. Vamos a volver a invertir en un entorno sin represión financiera y donde las reglas de inversión aprendidas con la experiencia de muchos años van a funcionar.

Nuestras perspectivas y estrategia de inversión para el 2023 pivotan sobre 3 ejes.
El primer que ya he explicado, es la vuelta a la esencia.

El segundo es la resiliencia. No pinta que vaya a ser un año fácil. Todavía quedan muchas incógnitas por resolver de cara al 2023. Sin añadir el cisne negro de turno. Esto nos lleva a que volvemos a tener mucha dispersión de opiniones, incluso en el seno de la FED.

Lo cual nos lleva a ser aún más prudentes y mantener cantidades importantes de cash en las carteras. Eso sí, gestionada activamente pero disponible para comprar barato si llega el caso.

Y el tercer punto y más importante, va a ser el rigor. Debemos ser extremadamente rigurosos a la hora de establecer nuestra estrategia de inversión de cara al 2023 y ponerla en marcha según lo acordado. Estamos convencidos que tanto la renta fija como la renta variable comprada y vendida a los niveles acordados, será un éxito para sacar adelante un año que seguro volverá a ser apasionante.

No puedo despedirme sin confirmar lo que ya vaticiné en mi carta de junio del 2015. Leo Messi no es solo el mejor jugador de fútbol de la historia sino el mejor DEPORTISTA de todos los tiempos como ya indicaba en esa carta. Messi si cotizarás en bolsa, serías una gran inversión. GRACIAS MESSI por tu ejemplo, trabajo y alegrías que nos das.

¡Felices inversiones!

David Levy